Foto: Alvaro Herraiz San Martín

Día Mundial Humanitario: la importancia de las defensoras y defensores del derecho a la educación

19 de Agosto de 2019

Para recordar la fecha y la labor relevante de activistas, voluntarias y voluntarios, defensoras y defensores de los derechos humanos y quienes trabajan en la ayuda humanitaria, la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE), en alianza con la Campaña Mundial por la Educación (CME), presenta dos artículos elaborados por sus miembros en Brasil y Chile.

En los textos, se aborda la lucha de profesionales de la educación, docentes, activistas y estudiantes, para defender el derecho humano a la educación, y se comentan los riesgos y amenazas a que estas personas se enfrentan hoy, ante escenarios de cierre para la participación social, censura, criminalización y persecución de la protesta social y de comunidades educativas. (más…)


Foto: OIT/Truong Huu Hung

“El trabajo infantil perpetúa la pobreza, el analfabetismo, la desigualdad de género y, en la mayoría de los casos, no conduce al desarrollo de habilidades”, dice Marcha Global

6 de Agosto de 2019

“(…) hemos estado observando de cerca los desarrollos en Brasil con respecto a las discusiones recientes en relación al trabajo infantil y sus implicaciones en las vidas de los niños, y más específicamente, las declaraciones del presidente Jair Bolsonaro, quién abierta y repetidamente ha defendido el trabajo infantil, para niños incluso menores de 10 años. (…) Como defensores de los derechos de los niños, condenamos fuertemente la aceptación de todas las formas de trabajo infantil como norma en la sociedad. El trabajo infantil, especialmente el trabajo infantil peligroso y que comienza a una edad temprana; no solo afecta el desarrollo físico, mental y emocional de los niños, sino que también perpetúa la pobreza de los hogares, el analfabetismo, la desigualdad de género y, en la mayoría de los casos, no conduce al desarrollo de habilidades”. (más…)


Foto: CLADE

Debate en la ONU enfatiza el rol clave de la educación para alcanzar el desarrollo sostenible

20 de Julio de 2019

El 9 de julio, tuvo lugar en el marco del Foro Político de Alto Nivel de la ONU la revisión del Objetivo de Desarrollo Sostenible de número 4 (ODS 4), referido a la educación, en Naciones Unidas. El Foro se realizó del 9 al 18 de julio en Nueva York, EUA.

El debate sobre el ODS 4 del martes pasado tuvo la duración de tres horas, en las cuales se compartieron desafíos, logros y estrategias para la realización del derecho a la educación, desde la perspectiva de representantes de 31 Estados de todo el mundo (de América Latina y el Caribe, hablaron gobiernos de Argentina y México), así como de diferentes sectores de la sociedad civil: además de Madeleine Zúñiga, como representante del Grupo de Educación y Academia, hablaron representantes de los Grupos Mayores de Lesbianas Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (LGBTI); personas con discapacidad; niñas, niños y jóvenes; y poblaciones indígenas.

“La diversidad de representantes de sociedad civil e intervenciones enfatizó una perspectiva intersectorial de la educación, y además destacó el rol y relevancia fundamental del ODS 4 para alcanzar todos los objetivos de desarrollo sostenible, lo que representa un avance importante respecto a los debates sobre la Agenda 2030 que tuvieron lugar en Naciones Unidas en años anteriores”, afirmó Camilla Croso, coordinadora general de la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE), que acompañó el evento.

Participaron también Susan Hopgood, presidenta de la Internacional de la Educación (IE), representando a los sindicatos de docentes, trabajadoras y trabajadores de educación de todo el mundo; Stefania Giannini de UNESCO; y Madeleine Zúñiga, vicepresidenta de la Campaña Mundial por la Educación (CME) y coordinadora de la Campaña Peruana por el Derecho a la Educación (CPDE), en representación al Grupo de Educación y Academia; al lado de otras/os representantes de sociedad civil, academia y gobiernos invitadas/os.

En su intervención, Stefania Giannini, destacó que es necesario un cambio de paradigma en la educación para que se puedan cumplir los ODS. “Urge un compromiso con la educación inclusiva, desde la primera infancia hasta la universidad; y también con la integración de la perspectiva de los ODS a la educación: una educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía global, para el pensamiento crítico y el sentido de respeto y dignidad humana”, afirmó.

A su vez, Susan Hopgood apuntó desafíos para la profesión docente, como condiciones y contratos de trabajo precarios; agobio y sobrecarga laboral y violaciones de derechos del magisterio. “La educación pública permanece sin financiamiento y los sistemas son cada vez más privatizados. Sin considerar la educación como derecho humano y bien público no será posible garantizar una educación inclusiva e igualitaria para todas y todos”, añadió.

En su intervención, Madeleine Zúñiga señaló que “la educación es un poderoso instrumento para transformar vidas y, por ende, transformar el mundo, pero no cualquier educación, sino aquella que es instrumento de desarrollo sostenible, justicia social, sociedades auténticamente democráticas, la ciudadanía global, la cultura de paz que el mundo entero requiere”.

Zúñiga enfatizó que una educación de calidad debe estar centrada en las personas y su dignidad, asumiendo las múltiples dimensiones de la diversidad para diseñar modelos y estrategias pertinentes a las características de las diferentes sociedades. Para ello, añadió que es fundamental garantizar el derecho a la educación a lo largo de la vida; una formación sólida al magisterio, en el marco de los derechos humanos y la atención educativa integral y mutisectorial; así como mayor y mejor inversión en la educación pública.

Lee +:
Revisión al ODS 4: “Una educación de calidad debe estar centrada en las personas y su dignidad”
Puntos que se destacaron en las intervenciones de los gobiernos

La persona representante de Finlandia señaló que en el país se consideran la educación y la cultura como valores fundamentales para la garantía de la libertad, y que la oferta de trayectorias educativas flexibles y pertinentes está en el corazón de sus políticas educativas.

La persona representante de Noruega señaló la participación del país en la cooperación internacional al desarrollo, y reafirmó su compromiso en apoyar financieramente a programas de educación de niñas y mujeres, personas en situación de conflictos, estudiantes con discapacidad, y especialmente en el fortalecimiento de los sistemas educativos públicos, con el incentivo a que se aumente el financiamiento doméstico para la educación en los países en desarrollo, desde la mejora de los sistemas tributarios como base fundamental para asegurar recursos. Añadió que el desarrollo sostenible es uno de los tópicos transversales de los currículos en el país.

El representante de Suecia destacó que el derecho a la educación posibilita que todas las personas participen activamente en los procesos democráticos y se promueva la rendición de cuentas por parte de los Estados. Señaló, asimismo, la importancia de garantizar la educación sexual integral para reducir y prevenir la violencia.

La persona representante de Bélgica, a su vez, reforzó que es necesario producir datos desagregados sobre la educación, de manera que se tenga en cuenta a las personas con menos oportunidades educativas y en situación de vulnerabilidad, por ejemplo migrantes y refugiadas, identificando sus necesidades para responderles desde las políticas públicas. Agregó que en el debate sobre calidad educativa debe considerarse la relevancia educativa, concepto que cambia entre diferentes poblaciones y culturas. “En ese sentido, la calidad educativa debe considerarse mas allá de los resultados en evaluaciones internacionales estandarizadas”, dijo.

La representante de México señaló como apuestas de su gobierno las escuelas de tiempo integral, la formación vocacional y la reducción de las tasas de deserción escolar. Mencionó como desafíos: el embarazo en la adolescencia, el abandono escolar especialmente en secundaria y la falta de participación de niñas, niños, adolescentes y jóvenes en la educación.

El representante de Argentina, a su vez, afirmó el compromiso del gobierno del país con la garantía de una educación gratuita, equitativa y de calidad en primaria y secundaria. Apuntó como desafíos: la necesidad de mejorar la calidad educativa y las persistentes desigualdades y discriminaciones en la educación. Asimismo, reconoció que es necesario mejorar la producción de datos para informar las políticas, con énfasis en la educación inclusiva; y que además se requiere mayor financiamiento educativo.

También se destacaron en los debates: la importancia de reconocer las y los estudiantes como actores fundamentales en el proceso de diseño y debate de políticas públicas; el rol de la educación en el enfrentamiento a la violencia y discriminación; el imperativo de garantizar una educación inclusiva, enfocando inversión y políticas destinadas a personas en situación de vulnerabilidad, como LGBTI, indígenas, personas con discapacidad, refugiadas, migrantes, estudiantes en situación de crisis humanitarias y conflictos, etc.; y la urgencia de mejorar la producción de datos y mecanismos de monitoreo de las políticas.

Así mismo, se subrayó la importancia de:

  • garantizar una educación relevante a lo largo de la vida, que incluya la diversidad de culturas y contextos; transformadora, para el pensamiento crítico, la mejora de la calidad de vida y la superación de la crisis ambiental;
  • asegurar igualdad de género y empoderamiento de niñas y mujeres como elementos clave de los ODS;
  • invertir en formación, valorización y desarrollo profesional de docentes;
  • integrar la perspectiva de los ODS – desarrollo sostenible – como elemento transversal en los currículos y procesos educativos;
  • movilizar más recursos de los Estados y la cooperación internacional para la educación;
  • cumplir el compromiso del ODS 4 en garantizar educación primaria y secundaria gratuita;
  • mayor voluntad política de los gobiernos y alianzas entre diferentes sectores, para el cumplimiento del derecho humano a la educación.

Foto: CLADE

Revisión de los ODS en Naciones Unidas señala la necesidad de movilizar más recursos domésticos para el desarrollo sostenible

El 15 de julio, tuvo lugar en el marco del Foro Político de Alto Nivel de la ONU, que se enfocó en revisar el ODS 4, referido a la educación, entre otros Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), una mesa de diálogos de alto nivel, con el tema “Financiando los ODS: Moviéndose de las palabras a la acción”.

“La implementación de la Agenda 2030 requiere reformular políticas públicas y sistemas financieros en los países, para garantizar inversión sostenible en los Objetivos, movilización de recursos domésticos y contención de flujos financieros ilícitos”. Este fue el mensaje central de la sesión, en la cual participaron el Ministro de Desarrollo Internacional de Noruega, Dag-Inge Ulstein, y Vera Songwe, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica de Naciones Unidas para África, entre otras personas representantes de gobiernos, fondos de inversión y bancos. Courtenay Rattray, representante permanente de Jamaica en Naciones Unidas, moderó el diálogo.

Para introducir el debate, la representante de la División de Estadísticas del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (UNDESA), Yongyi Min, presentó algunos datos sobre el financiamiento de la Agenda 2030. Señaló la reducción de recursos de la cooperación internacional para el desarrollo en los últimos tres años, y la necesidad de ampliar la inversión en la producción de datos y estadísticas sobre el cumplimiento de los ODS a nivel nacional.

En su intervención, el Ministro de Desarrollo Internacional de Noruega destacó la cooperación de su país con Nigeria, Zambia, Tanzania y otros Estados de África, para impulsar políticas de justicia tributaria y combatir los flujos financieros ilícitos y la corrupción, como forma de movilizar recursos domésticos para el cumplimiento de la Agenda 2030.

“La reducción de la pobreza y la desigualdad es el objetivo clave del desarrollo en Noruega. ¿Cómo los sistemas tributarios pueden facilitar la superación de estas problemáticas? En primer lugar, respecto a la forma como los tributos son recabados y a la composición de la base tributaria; en segundo lugar, por el efecto de la inversión pública en distintos niveles. La recaudación de impuestos podría aumentar del 3 al 5% del Producto Interno Bruto (PIB) en muchos países”, afirmó.

Señaló, asimismo, la importancia de la sociedad civil para presionar por la transparencia y la rendición de cuentas de los Estados, y exhortó a la comunidad internacional, agencias financieras y Estados por el establecimiento de alianzas multilaterales y acciones firmes en el sentido de asegurar los recursos necesarios para la realización de la Agenda 2030, invirtiendo en las personas, lugares y temas que más demanden este apoyo.

A su vez, Vera Songwe, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica de Naciones Unidas para África, destacó como un reto principal a tener en cuenta el hecho de que los países desarrollados son los que hoy más invierten en el cumplimiento de la Agenda de Desarrollo 2030, mientras que los países con menos ingresos están lejos de destinar los recursos suficientes. Añadió que gran parte de los recursos domésticos que se invierten en el desarrollo sostenible por los países más ricos viene de la recaudación de impuestos.

“En América Latina y el Caribe se necesita 1.5 billones de dólares, y en África se requiere 1.2 billones de dólares más para cerrar la brecha de inversiones en el desarrollo. Es donde se hace fundamental abordar la problemática de los flujos financieros ilícitos. En muchos de estos países, para cada dólar adquirido como ingreso, 2.5 dólares salen de estos Estados ilegalmente”, subrayó.

Añadió que un informe elaborado por la Comisión Económica de Naciones Unidas para África, en ámbito continental, ha demostrado que mejorando los sistemas tributarios es posible aumentar la movilización de recursos domésticos del 12 al 15%, resultando en 200 millones de dólares más en recursos que podrían invertirse en el desarrollo sostenible. Citó también datos de un informe de la Comisión Económica de Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (CEPAL), según el cual cerca del 6.3% del Producto Interno Bruto (PIB) regional – 335 mil millones de dólares – se pierden por flujos financieros ilícitos. Señaló que se pierden de esta misma manera otros 90 mil millones de dólares en África.

“Necesitamos cooperación multilateral hacia la justicia tributaria, la mejora de la transparencia, y en el sentido de estandarizar procesos para responsabilizar las empresas a pagar lo justo en tributos, y además mejorar el intercambio de informaciones entre países, sobre los flujos financieros, de manera a ampliar la movilización de recursos domésticos y garantizar que estos se inviertan en los países donde son generados”, concluyó.

El financiamiento educativo y las desigualdades

En el primer día de debates sobre la revisión de los ODS en la ONU (9 de julio), Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, señaló que, para el cumplimiento de los ODS en América Latina y el Caribe, se destacan como principales barreras: las desigualdades sociales y las asimetrías comerciales y en el acceso a tecnologías. Para responder a estos retos, destacó que es fundamental mejorar las políticas fiscales en los países. “Estamos evaluando en alianza con Estados y partes interesadas, hasta qué puntos los ODS están siendo integrados a los planes y presupuestos nacionales, y en qué medida los modelos de desarrollo están cambiando. En nuestra región, necesitamos crecer económicamente, pero a la vez reduciendo las desigualdades por lo menos a la mitad”.

A su vez, Stephen Chacha, cofundador del Laboratorio de Datos de Tanzania, de la Fundación Filantrópica de África, señaló que, aunque se ha avanzado en África, con 21 países pasando de medios a altos niveles de desarrollo humano, persisten graves brechas de pobreza y acceso a la educación, salud y servicios económicos, con alta desigualdad, conflictos y cambios climáticos como fuertes desafíos para alcanzar el desarrollo sostenible.

“Necesitamos garantizar más inversiones para los ODS y tener el financiamiento adecuado de la educación, la salud y la protección de los grupos marginalizados. Sistemas tributarios progresivos, y el combate a la corrupción y a los flujos financieros ilícitos son elementos fundamentales para movilizar los recursos necesarios. Asimismo, se necesita transferencia técnica entre los países”, afirmó.

En la apertura del debate, Lucas Chancel, coordinador del Informe Global sobre Desigualdad de 2018, demostró con datos que, en el período del 1980 al 2016, se avanzó mucho en el crecimiento económico y la reducción de la pobreza, pero se retrocedió en relación a las desigualdades. “Las estadísticas muestran que las sociedades más ricas son menos capaces de invertir en la solución de los problemas del futuro y para avanzar hacia el desarrollo sostenible”, afirmó.

Añadió que uno de los desafíos para superar esta situación es la justicia tributaria. “Los tributos son una herramienta comprobada para limitar la concentración de renta. Es necesario invertir en educación, salud y medidas para enfrentar los cambios climáticos. La desigualdad extrema está en el corazón de padrones de desarrollo no sostenibles. Enfrentar la desigualdad extrema es clave para eliminar la pobreza, y para ello necesitamos poner fin a la opacidad financiera y corregir nuestro sistema tributario global”.


Brasil y Perú: lucha en espacios internacionales para garantizar el derecho a la educación

18 de Julio de 2019

Semana pasada, la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE) lanzó la publicación “La incidencia política por el derecho humano a la educación: relatos y aprendizajes desde América Latina y el Caribe – Volumen 3”. El documento presenta las experiencias de miembros de la CLADE en la lucha por el derecho humano a la educación: los desafíos, avances logrados y aprendizajes, las estrategias y recomendaciones que quedan para otros movimientos y organizaciones de la sociedad civil. 

Diversas acciones y temáticas transversalizan las 13 experiencias de lucha que se presentan en el documento: 10 iniciativas realizadas en ámbito nacional y otras tres llevadas a cabo a nivel regional. Poco a poco, presentaremos una serie de textos formativos para compartir y divulgar estas experiencias, reunidas por temas y estrategias comunes. 

En esta primera edición, abordamos la relevancia de la participación e incidencia de la sociedad civil en espacios internacionales. Para ello, presentamos las experiencias de participación de la Campaña Nacional por el Derecho a la Educación de Brasil (CNDE) y de la Campaña Peruana por el Derecho a la Educación (CPDE) en el Examen Periódico Universal (EPU) a sus países. 

Desde el diálogo persistente con oficinas de las Naciones Unidas y las delegaciones de diferentes países, así como a partir de la producción de informes-luz sobre la situación del derecho humano a la educación en sus contextos nacionales, las Campañas lograron poner en debate internacional los retrocesos y desafíos pendientes en las políticas educativas, presentando a la vez recomendaciones para la garantía de una educación pública, gratuita e inclusiva en Brasil y Perú.

Vale subrayar también que las dos Campañas intercambiaron informaciones, recomendaciones prácticas y aprendizajes sobre la incidencia en el EPU, previamente a la participación de la Campaña Peruana en la revisión, lo que fue de gran utilidad y apoyo a su actuación. 

“La CLADE ofreció orientaciones respecto al formato, lenguaje y exigencias que deberían seguirse en la elaboración del informe. El documento también se desarrolló a partir de la experiencia de otros miembros de la Campaña que participaron en el EPU, como la CNDE”, afirma la Campaña Peruana.


SOBRE EL EPU
El Examen Periódico Universal (EPU) es un mecanismo del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de las Naciones Unidas (ONU), en funcionamiento desde el 2005.​ Establecido por la Asamblea General de la ONU,​ el EPU periódicamente examina la situación de los derechos humanos en los 193 Estados miembros.

Este mecanismo genera procesos de presión y coacción en las relaciones internacionales multilaterales cuando los países no cumplen las recomendaciones realizadas por los demás Estados. Para nutrir la revisión, son elaborados tres informes: uno presentado por el país que está siendo revisado; uno elaborado por la propia ONU; y otro que presenta una síntesis de recomendaciones de la sociedad civil.


A continuación, conoce más sobre la experiencia de cada país.

Brasil: recomendaciones internacionales a un gobierno que retrocede en los derechos humanos

En un contexto de inestabilidad democrática y de congelamiento de la inversión de recursos públicos en áreas como salud y educación en Brasil, la Campaña Nacional por el Derecho a la Educación (CNDE), que ya venía incidiendo por la garantía del derecho humano a la educación en el ámbito internacional, comienza a actuar con más fuerza en el exterior, como una forma de fortalecer el debate y presionar al gobierno de Brasil para que cumpla sus responsabilidades con la educación pública.

Como parte de estas acciones, la Campaña participó en el Examen Periódico Universal (EPU) de la ONU, aportando informaciones ante la rendición de cuentas por el gobierno nacional y en todas las sesiones previas a la revisión sobre la situación de los derechos humanos en Brasil. 

En alianza con la ONG Ação Educativa, la Asociación Nacional de los Centros de Defensa de Derechos de los Niños y Adolescentes (Anced) y la CLADE, la CNDE elaboró un informe para presentar los retrocesos del DHE en el país. En este informe, fueron presentadas denuncias sobre los altos índices de violencia contra la mujer, los retrocesos para la igualdad de género en la educación, la falta de cumplimiento del Plan Nacional de Educación (PNE) y la necesidad de garantizar un gasto público adecuado para el mantenimiento de un sistema educativo público de calidad, entre otros desafíos. 

Estas recomendaciones fueron incluidas en el informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que presenta un resumen ejecutivo de las contribuciones de la sociedad civil en el ámbito del proceso del EPU. 

“Uno de los principales aprendizajes fue haber sugerido a las misiones de los otros países que hicieran recomendaciones al Brasil que fueran positivas y relativas a las críticas sobre el cumplimiento del derecho a la educación que presentamos. Algunas de nuestras críticas tenían relación con los recortes de recursos implementados con la Enmienda Constitucional 95, que limitó el gasto público en educación. Una de las sugerencias que planteamos fue: proporcionar inversiones adecuadas para el cumplimiento del Plan Nacional de Educación, lo que fue una de las grandes referencias en las recomendaciones presentadas a Brasil por otros países, las cuales presionaron contra los recortes y en favor de un financiamiento adecuado para la educación”, explicó Andressa Pellanda, coordinadora ejecutiva de la Campaña Brasileña. 


Perú: articulación con otras organizaciones para presentar un informe sobre la educación a la ONU

La Campaña Peruana por el Derecho a la Educación (CPDE) viene apoyando y acompañando el desarrollo de estudios y análisis sobre el estado del derecho humano a la educación a nivel nacional, y en base a sus hallazgos, en el 2017, decidió diseñar y elaborar, en articulación con otras redes y organizaciones de la sociedad civil, un informe-luz, como aporte a la evaluación del Estado peruano ante el Examen Periódico Universal (EPU) de la ONU.

Las articulaciones institucionales hechas para elaborar el informe-luz llevaron a la creación del Colectivo EPU Perú, y fueron importantes para garantizar la presencia de la sociedad civil en Ginebra, Suiza, donde está la sede del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas. Aunque la CPDE no contara con recursos para viajar, otros integrantes del Colectivo EPU sí pudieron estar allí, lo que fue crucial para presentar las recomendaciones de la sociedad civil a las misiones de los países que iban a revisar el Estado peruano. 

Luego de su revisión, el gobierno de Perú aceptó 177 de las 182 recomendaciones sobre derechos humanos que le hicieron las 69 delegaciones de Estados miembros de la ONU que participaron en el EPU. Se ha “tomado nota” de otras cinco recomendaciones. Del total, 19 recomendaciones se referían a la educación y todas fueron aceptadas por Perú.

“Elaborar el informe para el EPU fue una experiencia muy buena, pues nos permitió establecer una relación directa con las Naciones Unidas y nos obligó a hacer un muy buen uso del lenguaje y los datos con precisión, para cumplir con las exigencias formales de los informes de la ONU. También nos permitió convocar a otras organizaciones que no formaban parte de la Campaña Peruana, pero que comparten nuestro interés por el Derecho a la Educación”, afirma Madeleine Zúñiga, coordinadora de la Campaña Peruana. 


>> Para leer más sobre estas experiencias y otras 11 iniciativas, descarga la publicación completa 

Revisión del ODS 4 en la ONU: Sociedad civil de América Latina y el Caribe participa en evento de la Campaña Mundial

12 de Julio de 2019

¿Cuáles son las formas de alianza y colaboración necesarias para alcanzar el derecho a la educación? ¿Cuáles son las barreras para esta lucha común? ¿Cómo podemos articular mejor la incidencia de la sociedad civil en nivel nacional, regional y global?

En base a estas y otras preguntas, la Campaña Mundial por la Educación (CME) realizó el 12 de julio el evento “Movimientos locales y globales para avanzar el derecho a la educación”. (más…)


Conversatorio paralelo al Foro de la ONU: “Hay que educar para la ciudadanía y la democracia”

11 de Julio de 2019

“Uno de los principales desafíos es garantizar la calidad educativa y, para eso, reflexionar sobre qué tipo de calidad queremos, hacia la garantía de una educación que forme las personas para la ciudadanía global y el fortalecimiento de la democracia”. Esta fue una de las reflexiones que se compartieron durante el conversatorio de alto nivel “Derechos humanos en riesgo: reflejos para la educación en América Latina y el Caribe”. El encuentro fue realizado ayer (10 de julio) en Nueva York, en el contexto del Foro Político de Alto Nivel de la ONU, y por iniciativa de la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE). 

Participaron en la mesa de apertura del evento: Héctor Alejandro Canto Mejía, viceministro de Educación de Guatemala; Naiara Costa, de la División de los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) – Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas (UN/DESA); Roberto Bissio, de Social Watch; y Camilla Croso, coordinadora general de la CLADE.

Participantes del conversatorio debaten sobre los desafíos de la educación en la región, en un contexto de retrocesos para los derechos humanos y el multilateralismo, así como de fragilización de las democracias.

 

Durante el conversatorio, se abordaron los desafíos de la educación en la región, en un contexto de retrocesos para los derechos humanos y el multilateralismo, así como de fragilización de las democracias. Diversidad cultural; cobertura escolar en primaria y secundaria; formación docente; migración; respeto a la diversidad e igualdad de género en la educación; financiamiento educativo; el avance de la privatización, mientras se estigmatizan los sistemas públicos; y el desafío de garantizar una educación de calidad a lo largo de la vida, para todas y todos, fueron algunos de los temas que se destacaron en las intervenciones. 

“Todos los derechos humanos están en riesgo cuando no cumplimos con el derecho humano de la educación”, afirmó Camilla Croso en la apertura del conversatorio.

En seguida, el viceministro de Educación de Guatemala, señaló algunos retos para la realización del derecho humano a la educación en su país. “Los principales desafíos son garantizar la cobertura y en paralelo avanzar en la tasa de finalización, tránsito de primaria a secundaria, calidad y equidad en el sistema educativo”, destacó. 

Añadió como otro reto la garantía de una educación de calidad a lo largo de toda la vida. “Una educación que permita formar para la ciudadanía global y la democracia”. 

A su vez, Roberto Bissio enfatizó en su intervención la importancia de asegurar los derechos humanos y la protección de las personas que defienden estos derechos más allá de la realización de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. “La pregunta central es en qué medida los ODS legitiman la lucha por derechos. No podemos olvidar que en América Latina y el Caribe los defensores de derechos humanos están en riesgo constante”, señaló. 

Naiara Costa abordó el rol de Naciones Unidas y del multilateralismo para la realización de los derechos humanos y la promoción del desarrollo sostenible. “Para alcanzar los ODS, es imprescindible la conexión del nivel global, con los niveles local, nacional y regional”, enfatizó.

Debate

Vernor Muñoz, de la Campaña Mundial por la Educación, habla sobre la criminalización de la protesta social. Foto: CLADE

Participaron en el diálogo representantes de: Campaña Argentina por el Derecho a la Educación; Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación; Campanha Nacional pelo Direito à Educação – Brasil; Foro por el Derecho a la Educación Pública en Chile; Red Salvadoreña por el Derecho a la Educación; Colectivo de Educación para Todas y Todos de Guatemala; Foro Dakar Honduras; Campaña Peruana por el Derecho a la Educación (CPDE); Foro Socioeducativo, de República Dominicana; Red de Educación Popular entre Mujeres de América Latina y el Caribe (REPEM); ILGALAC (Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe); Campaña Mundial por la Educación; ActionAid Internacional; y EDUCO, entre otras organizaciones y redes.  

Vernor Muñoz, de la Campaña Mundial por la Educación, recordó como un obstáculo para la educación y otros derechos humanos la criminalización de la protesta social, especialmente de estudiantes y docentes en diferentes países de América Latina y el Caribe, la cual opera también en el campo simbólico y en los medios de comunicación.

A su vez, Roberto Baeza, de ILGALAC, habló sobre Educación Integral en Sexualidad y violencia escolar contra personas LGBTI. “Las brechas de desigualdad en la educación y otros sectores se amplían con el avance de los fundamentalismos. La población trans no realiza su derecho a la educación, deserta mucho más por experimentar discriminación en los centros educativos”, afirmó.

Marcela Browne, de la Campaña Argentina por el Derecho a la Educación, dijo que en el debate sobre el cumplimiento del derecho a la educación, es necesario preguntarse: “¿Cuáles son los riesgos de la deuda externa y del fraude fiscal para la justicia educativa en la región?”.

En el marco del evento, la CLADE lanzó la publicación “La incidencia política por el derecho humano a la educación: relatos y aprendizajes desde América Latina y el Caribe – Volumen 3”.

Lee más y descarga el documento aquí

CLADE en el Foro Político de Alto Nivel de la ONU

Casi cuatro años después de la adopción del Objetivo de Desarrollo Sostenible de número 4 (ODS 4), referido a la educación, el Foro Político de Alto Nivel de Naciones Unidas (FPAN) de 2019 – plataforma oficial de seguimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en ámbito internacional – se realiza del 9 al 18 de julio en Nueva York.

En esta edición, el FPAN se enfoca en la revisión del ODS 4, al lado de los objetivos de número 8 (trabajo decente y crecimiento económico), 10 (reducción de las desigualdades), 13 (acción por el clima), 16 (paz, justicia e instituciones sólidas) y 17 (alianzas para lograr los objetivos). 

La CLADE participa en el FPAN y sus eventos paralelos con una delegación de 14 personas de 9 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, El Salvador, Guatemala, Honduras, Perú y República Dominicana.

Los miembros de la CLADE en los países que serán revisados por la ONU este año – Guatemala y Chile – han preparado informes con aportes sobre el estado del ODS 4 a nivel nacional. Además miembros de la CLADE de Brasil y El Salvador elaboraron informes, destacando los desafíos de la educación en sus territorios, pues estos países habían señalado que participarían en el proceso de revisión realizado por la ONU, pero eso finalmente no ocurrió.


Revisión al ODS 4: “Una educación de calidad debe estar centrada en las personas y su dignidad”

10 de Julio de 2019

Ayer se inició la revisión del Objetivo de Desarrollo Sostenible de número 4 (ODS 4), referido a la educación, en Naciones Unidas, en el marco del Foro Político de Alto Nivel, que tiene lugar hasta el 18 de julio en Nueva York, EUA.

Fueron tres horas de debates dedicados a mirar la situación del derecho a la educación a nivel mundial con la participación de representantes de diversos países, así como de diferentes sectores de la sociedad civil, entre ellos: Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (LGBTI); pueblos indígenas; niñas, niños, adolescentes y jóvenes; y personas con discapacidad.

Madeleine Zúñiga

“La diversidad de representantes de sociedad civil e intervenciones enfatizó una perspectiva intersectorial de la educación, lo que representa un avance fundamental respecto a los debates sobre la Agenda 2030 que tuvieron lugar en años anteriores”, afirmó Camilla Croso, coordinadora general de la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE), que acompaña el evento en Nueva York.

También se destacó en este primer panel sobre el ODS 4, la participación de la vicepresidenta de la Campaña Mundial por la Educación (CME) y coordinadora de la Campaña Peruana por el Derecho a la Educación (CPDE), Madeleine Zúñiga. En su intervención, señaló que “la educación es un poderoso instrumento para transformar vidas y, por ende, transformar el mundo, pero no cualquier educación, sino aquella que es instrumento de desarrollo sostenible, justicia social, sociedades auténticamente democráticas, la ciudadanía global, la cultura de paz que el mundo entero requiere”.

Zúñiga enfatizó que una educación de calidad debe estar centrada en las personas y su dignidad, asumiendo las múltiples dimensiones de la diversidad para diseñar modelos y estrategias pertinentes a las características de las diferentes sociedades. Para ello, añadió que es fundamental garantizar el derecho a la educación a lo largo de la vida; una formación sólida al magisterio, en el marco de los derechos humanos y la atención educativa integral y mutisectorial; así como mayor y mejor inversión en la educación pública.

“Eso, a su vez, implica una mejora sustantiva de las normas fiscales y una férrea voluntad política para luchar contra la evasión y elusión de impuestos; para lograr la justicia fiscal ausente en el mundo, así como la creciente privatización de la educación, proceso no regulado que está permitiendo que empresas nacionales e internacionales encuentren en la educación, en todo nivel, una excelente y fácil fuente de enriquecimiento. Las escuelas privadas de bajo costo y baja calidad, con docentes mal pagados, no solo atentan contra el derecho a la educación, sino que profundizan las desigualdades en las sociedades que asumen”, afirmó.

Descarga la intervención de Madeleine Zúñiga.


CLADE participa en los debates sobre la implementación de la Agenda de Educación 2030 en Naciones Unidas

3 de Julio de 2019

Casi cuatro años después de la adopción del Objetivo de Desarrollo Sostenible de número 4 (ODS 4), referido a la educación, el Foro Político de Alto Nivel de Naciones Unidas (FPAN) de 2019 – plataforma oficial de seguimiento a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en ámbito internacional – se enfocará en la revisión del ODS 4, al lado de los objetivos de número 8 (trabajo decente y crecimiento económico), 10 (reducción de las desigualdades), 13 (acción por el clima), 16 (paz, justicia e instituciones sólidas) y 17 (alianzas para lograr los objetivos). El FPAN tendrá lugar del 9 al 18 de julio en Nueva York.

La Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE) participará en el FPAN y sus eventos paralelos con una delegación de 14 personas de 9 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, El Salvador, Guatemala, Honduras, Perú y República Dominicana.

Los miembros de la CLADE en los países que serán revisados por la ONU este año – Guatemala y Chile – han preparado informes con aportes sobre el estado del ODS 4 a nivel nacional. Además miembros de la CLADE de Brasil y El Salvador elaboraron informes, destacando los desafíos de la educación en sus territorios, pues estos países habían señalado que participarían en el proceso de revisión realizado por la ONU, pero eso finalmente no ocurrió.

Estarán en el Foro representantes de: Campaña Argentina por el Derecho a la Educación; Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación; Campanha Nacional pelo Direito à Educação – Brasil; Foro por el Derecho a la Educación Pública en Chile; Red Salvadoreña por el Derecho a la Educación; Colectivo de Educación para Todas y Todos de Guatemala; Foro Dakar Honduras; Campaña Peruana por el Derecho a la Educación (CPDE); Foro Socioeducativo, de República Dominicana; y Red de Educación Popular entre Mujeres de América Latina y el Caribe (REPEM).

Conversatorio

En el marco del FPAN, la CLADE realizará el 10 de julio, de 17:30 a 19:00 (horario de Estados Unidos), el conversatorio de alto nivel “Derechos humanos en riesgo: reflejos para la educación en América Latina y el Caribe”.

En este diálogo, con la participación de miembros de la CLADE e invitados especiales, se discutirán los desafíos de la educación en América Latina y el Caribe, en un contexto de retrocesos para los derechos humanos y el multilateralismo, así como de fragilización de las democracias. Será puesto en relieve el rol central de la educación para alcanzar la Agenda 2030 de la ONU.

El evento contará con intervenciones iniciales de: Hector Alejandro Canto Mejía, Viceministro de Educación de Guatemala; Naiara Costa, de la División de los ODS, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas (UN_DESA); y Roberto Bissio, de Social Watch.

“Será una valiosa oportunidad para observar cómo está la región, respecto a la realización de la Agenda de Educación 2030, y también para reflexionar sobre qué educación queremos para que sea posible el cumplimiento de todos los ODS, bajo sus principios y espíritu de fortalecimiento de las democracias, de la paz y de los derechos humanos, además de su compromiso por la superación de las desigualdades históricas, que todavía se hacen tan presentes”, afirma Camilla Croso, coordinadora general de la CLADE.

Si planificas estar en el FPAN y quieres participar, entra en contacto con la CLADE, con un mensaje a giovanna@redclade.org.

Lanzamiento

Para señalar la importancia de la participación de la sociedad civil en el cumplimiento del ODS 4, durante el conversatorio, la CLADE lanzará el documento “La incidencia política por el derecho humano a la educación: relatos y aprendizajes desde América Latina y el Caribe – Volumen 3”. 

En esta publicación, miembros de la CLADE y la coordinación ejecutiva de la Campaña cuentan sus experiencias en la lucha por el derecho humano a la educación: los desafíos, avances logrados y aprendizajes, las estrategias y recomendaciones que quedan para otros movimientos y organizaciones de la sociedad civil. Se presentan casos de incidencia, comunicación, investigación, articulación interinstitucional y movilización en 10 países de América Latina y el Caribe, así como 3 experiencias de ámbito regional, impulsadas por la CLADE y 2 redes regionales que son miembros de la Campaña: Espacio sin Fronteras y Asociación Latinoamericana de Educación y Comunicación Popular. El documento será distribuido en Nueva York, en los idiomas inglés y español, y estará disponible en esta página web.


Stonewall: La importancia de luchar por una educación que fortalezca la diversidad

28 de Junio de 2019
The Stonewall Inn, bar donde empezaron las manifestaciones LGBTI, en Nueva York (Estados Unidos). Foto: divulgación.

En la madrugada del 28 de junio de 1969, fue iniciada una protesta en Nueva York que duró seis días, la cual quedó conocida como “Disturbios de Stonewall”. En aquella ocasión, por primera vez en la historia de Estados Unidos, la comunidad LGBTI [Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgénero, Intersexuales] luchó contra un sistema que perseguía a las personas homosexuales, con el beneplácito del gobierno. Desde entonces, el evento ocurrido en el bar gay de nombre “Stonewall Inn”, se considera un marco del movimiento de liberación LGBTI, a partir del cual el activismo por los derechos de esta comunidad ganó repercusión en el debate público y las calles.  (más…)