Sociedad civil internacional hace un llamado por la realización de la Educación de Personas Jóvenes y Adultas

27 de Octubre de 2017

En el contexto de la Reunión de Revisión de Medio Término de la CONFINTEA VI, representantes de la sociedad civil difunden declaración a gobiernos, agencias de la ONU y organizaciones internacionales, en la que demandan que se priorice la EPJA como un derecho humano fundamental y un bien público clave para la realización de los demás derechos humanos y para la concepción de un mundo digno

El Foro de la Sociedad Civil previo a la Reunión de Revisión de Medio Término de la VI Conferencia Internacional de Educación de Personas Adultas (CONFINTEA VI), que se realizó en Suwon, República de Corea, entre los días 25 y 27 de octubre, culminó con la publicación de una declaración que sintetiza las consideraciones y demandas acordadas por representantes de organizaciones de la sociedad civil y activistas durante el evento. En este foro y en la CONFINTEA VI participaron por América Latina y el Caribe: Nélida Céspedes (CEAAL/ICAE/CLADE), Carmen Campero (CLADE/ICAE), David Aruquipa (CLADE/Campaña Boliviana por el Derecho a la Educación), María del Carmen Lorenzatti (Universidad de Córdoba), Timothy Ireland (ICAE/ Universidad de Paraíba), Camilla Croso (CLADE/Campaña Mundial por la Educación) y Adelaida Entenza (CLADE).

Reconociendo el contexto global actual de las múltiples crisis, como los desplazamientos de población y la migración, los conflictos y la violencia, el cambio climático y el aumento de las desigualdades, el documento insta a que se dé atención y respuestas urgentes a estos problemas. Señala, asimismo, el rol crucial del aprendizaje y la educación de personas jóvenes y adultas (EPJA) para hacer frente a estas crisis.

La declaración afirma que “la educación y el aprendizaje a lo largo de toda la vida es un derecho humano fundamental y un bien público que es clave para promover la justicia ambiental, la participación democrática, los valores ciudadanos (como la solidaridad) y la reducción de las desigualdades”. Es también una condición previa para la realización de los demás derechos humanos, y para la concepción de un mundo digno de vivir, añade.

Durante el foro, además, se señaló como un desafío el bajo financiamiento de la EPJA en todo el mundo: menos del 1% de los presupuestos educativos se destina a la educación de jóvenes y adultas/os. A su vez, se mencionó el riesgo de privatizaciones masivas, mercantilización y dominio de los fines de lucro en este campo educativo, situaciones que pueden socavar el derecho a la educación y al aprendizaje de personas adultas en todo el mundo.

El Foro también destacó el rol importante de la sociedad civil para la realización de la EPJA. “Los agentes y organizaciones de la sociedad deben ser reconocidos como socios en la creación de políticas, planificación, seguimiento y evaluación de la implementación de políticas”, dice la declaración final del evento.

Puedes leer el documento completo aquí.