UN DESA/Shari Nijman

Redes regionales piden compromiso de los Estados con la EPJA en el marco de la Conferencia del Financiamiento para el Desarrollo

21 de julio de 2015

En carta enviada al Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, CLADE, CEAAL, REPEM y ALER destacan el rol de la educación de personas jóvenes y adultas para abordar las crisis actuales y construir una cultura de paz y resolución no violenta de los conflictos

En el contexto de la Tercera Conferencia del Financiamiento para el Desarrollo, que tuvo lugar del 13 al 16 de julio en Addis Abeba, Etiopia, la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE), el Consejo Latinoamericano de Educación Popular (CEAAL), la Red de Educación Popular entre Mujeres (REPEM) y la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER) le enviaron una carta al Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, el día 9 de julio, en la que manifestaron su preocupación por la falta de compromiso explícito con la educación y la alfabetización de personas jóvenes y adultas a lo largo de toda la vida, en la propuesta de la declaración final de la cumbre, lo que consideran un elemento crucial para que se alcance el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 4. 

Dicho objetivo establece el deber de “garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.

En el documento, las redes regionales recuerdan que la Declaración de Incheón, firmada al final del Foro Mundial sobre la Educación, que tuvo lugar en mayo en la República de Corea, reconoció el importante papel que la educación desempeña como motor principal del desarrollo y para la consecución también de los demás ODS propuestos. “En tal sentido, se destaca el rol de la EPJA para la superación de las discriminaciones, para abordar la crisis alimentaria, energética, ambiental y financiera, la violencia, la desigualdad económica, social, cultural y de género, para el desarrollo integral de la primera infancia, así como sus aportes a la construcción de una cultura de paz y resolución no violenta de los conflictos”, afirma la carta.

Por lo tanto, el documento demandó que las y los representantes de Estados y de la comunidad internacional reunidos en Addis Abeba expresaran en sus acuerdos multilaterales y precisamente en su declaración final, el compromiso con la educación de personas jóvenes y adultas como un elemento imprescindible al éxito de la Agenda del Desarrollo.

Lea el documento completo.