Foto: Simenon

En decisión histórica, Banco Mundial decide suspender inversiones en escuelas privadas con fines de lucro

9 de abril de 2020

Según organizaciones sociales, entre ellas la CLADE, la medida responde a las preocupaciones expresadas por la sociedad civil respecto a los efectos negativos de estas inversiones, como el aumento de la segregación y exclusión en los sistemas educativos y las malas condiciones laborales de docentes, entre otros factores

La Corporación Financiera Internacional (IFC) del Banco Mundial ha anunciado un compromiso oficial de congelar las inversiones en escuelas privadas de preprimaria, primaria y secundaria con fines de lucro. 

Esta medida se basa en cambios de política similares, incluida la decisión de la Alianza Mundial por la Educación (GPE, por su acrónimo en inglés) en su Estrategia del Sector Privado de 2019, en la cual prohibió que sus recursos fueran destinados a financiar la prestación de servicios educativos básicos con fines de lucro, y una resolución de 2018 del Parlamento Europeo que declaró a la Unión Europea y sus Estados miembros la obligación de no utilizar el dinero de la ayuda al desarrollo para financiar escuelas privadas con fines de lucro.

Según comunicado publicado hoy por organizaciones internacionales de la sociedad civil, entre ellas la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE), la medida de la IFC responde a las preocupaciones expresadas por la sociedad civil sobre los efectos negativos de las inversiones en la educación privada con fines de lucro, en términos de segregación y exclusión de estudiantes, una inadecuada calidad educativa, falta de estándares y regulaciones, y malas condiciones laborales para profesionales de la educación, entre otros factores. 

“Esta decisión histórica de la IFC ilustra la comprensión emergente de que las escuelas privadas con fines de lucro pueden hacer más daño que bien. Hemos visto años de impactos perjudiciales de la comercialización en el derecho a la educación. Es hora de alejarse de los enfoques de mercado e impulsar la inversión en servicios públicos accesibles, de calidad, transparentes y participativos”, enfatizó Magdalena Sepúlveda, directora ejecutiva de la Iniciativa Global para los Derechos Económicos, Sociales y Culturales, una de las organizaciones que firman el comunicado.

A su vez, la coordinadora general de la CLADE, Camilla Croso, afirma que: “este es un hito importante, que ocurre en el contexto de una lucha continuada contra la comercialización de la educación en ámbito global, impulsada por un amplio conjunto de organizaciones de la sociedad civil, incluso considerando la esfera de la cooperación internacional. Habrá que darle seguimiento a este congelamiento, de manera que la decisión de sostenga hacia futuro”.

Lee el comunicado completo aquí.