Foto: Jesper Andersen/GPE

¿Cómo fortalecer la ciudadanía a través de la educación? Compartimos 6 elementos hacia una educación ciudadana

10 de Febrero de 2020

Por: Thais Iervolino

“El presente y el futuro de la democracia en el mundo occidental están íntimamente relacionados con el desarrollo de la Ciudadanía, tanto como el atributo jurídico del sistema democrático, como por su praxis cívica y moral”, afirma el educador chileno Jorge Osorio, en su artículo “Hacia un enfoque ciudadano de la calidad educativa”. 

Según el texto, para que la educación promueva la ciudadanía, elemento fundamental de las democracias, “las reformas educativas deben ser identificadas por las autoridades y los actores ciudadanos como procesos comunicativos, lo que implica una ‘apropiación ciudadana’ de las mismas. Es decir, no se trata sólo de establecer marcos legales de base, sino de realizarlas conjuntamente con los actores involucrados, reconociendo su derecho a la participación y al monitoreo social de las políticas públicas”. 

Conoce a continuación 6 elementos que Jorge Osorio señala en su artículo, como fundamentales para la garantía de una educación ciudadana:

  1. Acceso: es necesario que tanto las políticas públicas de educación como las acciones educativas garanticen la igualdad para acceder a un sistema educativo que asegure integración y aprendizajes.
  1. Currículo: para que la educación promueva la ciudadanía a todas y todos, el currículo educativo debe ser capaz de generar dinámicas de cambio pedagógico, además de asegurar el acceso igualitario y la distribución justa de los conocimientos disponibles en la sociedad, en cuanto se les considera bienes comunes de acceso y beneficio público.
  1. Docentes: también es necesario que las y los docentes sean capaces de desarrollar procesos de aprendizajes significativos y dispuestos a la evaluación continua, colaborativa y no competitiva de sus labores y saberes.
  1. Sistema público educativo: la educación pública debe ser estructurada desde un sistema público educativo capaz de cubrir todos los territorios y responder a las necesidades sociales y culturales de los pueblos indígenas, de las poblaciones rurales, de las personas jóvenes y adultas, de hombres y mujeres.
  1. Garantía de derechos: la educación para la ciudadanía es constituída a partir de la garantía de derechos, fortaleciendo la educación permanente de jóvenes y personas adultas (la escolar y la no escolar) y aumentando las oportunidades para el ejercicio del derecho humano al aprendizaje de todos y todas, durante toda la vida y como atributo de justicia educativa.
  1. Participación social: por último, la educación debe promover y generar mecanismos y procedimientos formales y reconocidos de participación de la ciudadanía en las políticas educativas: en su diseño, implementación, monitoreo y evaluación. En particular, a través de mecanismos de ejercicio democrático local y regional, incluyendo la gestión de las políticas educativas en el marco general de desarrollo de territorios sustentables, inclusivos y que garanticen economías locales orientadas al bienestar humano y a generar trabajos decentes.

>> Lee el artículo completo.