Agência de Notícias do Acre

Brasil: Gobierno intenta revocar mecanismo que establece el financiamiento mínimo necesario para la garantía de una educación de calidad

28 de Marzo de 2019

Al convocar una reunión extraordinaria y secreta del Consejo Nacional de Educación para la tarde del último martes, 26 de marzo, el gobierno brasileño intentó revocar el CAQ (Costo Alumno Calidad) y el CAQi (Costo Alumno Calidad Inicial), mecanismos del Plan Nacional de Educación que traducen en valores el monto que el país debe invertir por estudiante al año, en cada etapa y modalidad de la educación pública, para garantizar una enseñanza de calidad.

¿Qué son el CAQi y el CAQ?

El CAQi es un mecanismo de financiamiento educativo que fue creado por la Campaña Nacional por el Derecho a la Educación de Brasil, que es miembro de la Campaña Latinoamericana por el Derecho a la Educación (CLADE). Empezó a desarrollarse en el 2002, en alianza y diálogo con investigadoras e investigadores, economistas, parlamentarias y parlamentarios, estudiantes y docentes, entre otros actores. Este mecanismo traduce en valores el monto que el país debe invertir por estudiante al año, en cada etapa y modalidad de la educación pública, para garantizar un parámetro mínimo de calidad de la enseñanza.

El CAQ, a su vez, viene siendo discutido y calculado más recientemente, y representa el esfuerzo que Brasil debería hacer para aproximarse a los países desarrollados en materia educativa [entérate más sobre CAQ-CAQi].

En el año 2014, la Campaña Nacional logró que se incluyeran los conceptos del CAQi y del CAQ en el Plan Nacional de Educación (PNE) 2014-2024. Según el Plan, el CAQi debería implementarse hasta julio de 2016, plazo en el cual, además, debería haberse definido el contenido del CAQ, pero estas metas no se cumplieron.

En un intento de poner en debate y aprobación la revocación del mecanismo, el gobierno convocó el Consejo Nacional de Educación (CNE) a una reunión extraordinaria, secreta y sin la participación de la sociedad civil para el 26 de marzo. Cuando supo que se organizaba esta reunión, la Campaña Nacional por el Derecho a la Educación, en base a la Ley de Acceso a la Información, solicitó más informaciones sobre este encuentro al Consejo Nacional de Educación, pero no tuvo respuesta. Entonces, accionó el Ministerio Público Federal y logró que la Procuraduría Federal de los Derechos del Ciudadano (MPF/PFDC) determinase al CNE la obligación de, en un plazo de 24 horas, publicar informaciones sobre la reunión y la pauta que sería discutida, de manera que la sociedad pudiese participar en las deliberaciones acerca del mecanismo CAQi/CAQ.

Tras la determinación del Ministerio y la difusión de los intentos del gobierno por medios de comunicación de alcance nacional, que fueron informados por la Campaña Nacional por el Derecho a la Educación de lo que sucedía, el CNE anunció más detalles sobre la reunión e informó que el debate sería abierto a la participación de la sociedad civil. “El Consejo Nacional de Educación no está actuando con transparencia y en base a los principios del debate democrático, al convocar una reunión sin aviso, ni debate previos y a puertas cerradas, con miras a deconstruir el CAQi/CAQ. Esta es una acción coordinada con el Ministerio de Educación y el Ministerio de Economía, que tiene como objetivo el desmonte de la educación brasileña, ya que toca su política más estructurante”, afirmó Andressa Pellanda, coordinadora ejecutiva de la Campaña Nacional.

De acuerdo a la Campaña Nacional por el Derecho a la Educación, el Costo-Alumno Calidad Inicial es no solo una herramienta de financiación, sino también de control social. Pues, permite a los padres y madres controlar la calidad educativa desde las condiciones de la oferta, que incluyen: el número adecuado de estudiantes por sala de aula; salarios, remuneración y carrera para las y los docentes, compatibles con las responsabilidades de la profesión; instalaciones e infraestructura escolar adecuadas, como: bibliotecas, laboratorios de ciencia e informática, acceso a Internet, canchas deportivas cubiertas, agua potable, energía eléctrica y saneamiento básico. “El CAQi abarca las condiciones y los insumos materiales y humanos mínimos necesarios para que las y los docentes logren enseñar y para que las y los estudiantes puedan aprender con calidad”, dijo el coordinador general de la Campaña Nacional por el Derecho a la Educación, Daniel Cara.

En carta pública, la Campaña expresó que las consejeras y consejeros del CNE no pueden retroceder en el camino rumbo a la consagración del derecho a la educación, dejando al margen el CAQi y el CAQ, pues estos mecanismos de financiamiento son fundamentales para que se puedan cumplir las metas del Plan Nacional de Educación. “No pueden hacer eso en subordinación al proyecto económico del gobierno de Jair Messias Bolsonaro, liderado por Paulo Guedes [Ministro de Economía brasileño]. Tampoco pueden someterse, pacíficamente, a la confusa gestión de Ricardo Vélez Rodríguez en el Ministerio de Educación. La misión de las consejeras y consejeros debe ser la defensa de los derechos educativos”, afirma la carta.

En la reunión del CNE de 26 de marzo, se aprobó una modificación en el Consejo Legal de número 8 de 2010 del Consejo, que normatiza el CAQi como una estrategia de política pública para la educación brasileña, en el sentido de superar las desigualdades históricas en la oferta de la educación en el país. La modificación mantiene la cita al CAQi en el Consejo Legal , pero retira la definición de un valor mínimo de recursos que deben invertirse por estudiante de la educación básica al año, en base al Producto Interno Bruto (PIB) per cápita.

“Por nuestra acción de incidencia, este cambio en el Consejo Legal  no deconstruye totalmente el concepto del CAQi, y el presidente del CNE se comprometió a establecer una agenda de debates sobre este mecanismo de financiamiento en el Consejo. Sin embargo, se trata de una decisión absurda que se da por presión del sector económico del gobierno y sin respetar la obligación constitucional del Estado de distribuir recursos a los departamentos y municipios para que puedan garantizar el derecho a la educación pública de calidad para las niñas, niños, adolescentes, jóvenes y personas adultas y mayores del país”, dice Daniel Cara.

De Brasil hacia otros países de América Latina y Caribe

El mecanismo CAQ/CAQi tiene también relevancia para América Latina y el Caribe. Por haber sido pensado y elaborado en alianza y diálogo con investigadoras e investigadores, economistas, parlamentarias y parlamentarios, estudiantes y docentes, entre otros actores, representa un precedente importante para que otros países de la región piensen su financiamiento educativo desde el establecimiento de parámetros mínimos de calidad y a partir del debate democrático con la sociedad y las comunidades educativas.

A lo largo de la historia del CAQi y a través de la CLADE, se ha hecho un esfuerzo de cooperación entre Brasil y otros países de América Latina y el Caribe para que otras organizaciones y coaliciones de la sociedad civil se apropien de este mecanismo de financiación y puedan profundizar sus estudios en el financiamiento educativo relacionado a la calidad. Esta cooperación regional es citada en una publicación de la Campaña Nacional de Brasil, que retoma el histórico del desarrollo del CAQi.

Lea +

Carta à sociedade brasileira – governo federal quer desconstruir o CAQi/CAQ com a anuência do Conselho Nacional de Educação (en portugués)

¿Cuánto cuesta la educación básica de calidad en Brasil?

Jornada destaca el rol clave de la justicia tributaria para la garantía de un financiamiento adecuado justo