Foto: Pressenza.com

16 de agosto de 2021

Privatización educativa: Lineamientos para educación y proyectos financiados en América Latina y el Caribe


Erika Moreira Martins

Doctora en educación con énfasis en Ciencias Sociales por la Universidad de Campinas (São Paulo/Brasil), Erika es autora de la publicación "¿Todos por la Educación? ¿Cómo los empresarios están determinando la política educacional brasileña? y ha sido consultora de la CLADE para los temas "Redes corporativas en procesos de privatización de la educación en América Latina (2014 y 2017) y Organizaciones multilaterales e financiamiento de la educación (2020).

Presentamos los resultados de los estudios Banco Mundial (BM) y Banco Interamericano de Desarrollo (BID): Directrices para la educación. Esos estudios integran una serie de iniciativas de CLADE para conocer las distintas expresiones del fenómeno de la privatización de la educación en América Latina y el Caribe (ALC) en el intento de fortalecer la acción política en la lucha por la educación pública y democrática.

Nosotros sabemos que es imposible entender la política educativa a nivel nacional, regional o global, hablar de neoliberalismo o grandes movimientos de privatización y apertura hacia la participación privada, sin considerar el papel de estas organizaciones multilaterales como el Banco Mundial, en conjunto con el BID.

Pero, ¿que están financiando estos Bancos? Cuales sus agendas y directrices?

Hay varios – y necesarios – estudios respecto a la actuación de estas organizaciones en la educación. De hecho, el mapeo, sistematización y análisis del desempeño de estos actores deben ser revisados y actualizados periódicamente, debido a su capacidad de impacto en las políticas.

Y eses son los objetivos de estos estudios:

Metodología

Presentar la agenda, la actuación del BM y BID través de un panorama actualizado de los proyectos educativos que actualmente financian estos bancos. Destacando los principios, las directrices que orientan los proyectos.

Los préstamos activos para educación en los países latinoamericanos y caribeños suman más de US$ 4.700 mil millones, para el caso de BID y más de US$ 6.000 mil millones en el caso de BM. Un monto que seguramente permiten a ellos influir fuertemente en la política educativa

Tanto la selección de los proyectos financiados por BM como los de BID consideran  

  •          los países en donde hay representantes de la red CLADE;
  •          la representatividad del área educativa dentro del proyecto;
  •          En el caso de BM, la cobertura nacional
  •          y la disponibilidad de datos o documentos.

Los préstamos activos para educación en los países latinoamericanos y caribeños suman más de US$ 4.700 mil millones, para el caso de BID y más de US$ 6.000 mil millones en el caso de BM. Un monto que seguramente permiten a ellos influir fuertemente en la política educativa a través de las condicionalidades negociadas con los países prestatarios. 

Principios y condicionalidades

Es decir, los bancos exploran la correlación entre la cooperación técnica y financiera y el pensamiento económico para expandir su influencia, agendas y concepciones políticas. Estas organizaciones hacen el trabajo de encuadramiento de los problemas educativos, ofrecen soluciones políticas y financian proyectos según sus intereses a través de las condicionalidades. Estas condicionalidades son alteraciones o restricciones que los bancos negocian con los prestatarios para aprobar el proyecto.

Agenda – BM

En ese sentido, la agenda de BM para la educación es una agenda global en donde la pobreza y la promoción del capital humano son puntos centrales.

La agenda se centra en la ‘Estrategia 2020’  y en el Sistema SABER

Para el BM, la educación está atravesando una ‘crisis de aprendizaje’; de diferentes dimensiones: 1) bajos resultados de aprendizaje; con 2) Causas inmediatas como (i) la pobreza; (ii) la falta de habilidades de profesores; (iii) la falta de recursos; y (iv) la mala gestión y gobernanza; y también 3) Causas sistémicas profundas (técnicas y políticas).

La Estrategia 2020 y SABER, consolidan el énfasis en el aprendizaje como guía de políticas para el sector educativo y reemplazan la preocupación por la calidad de la educación.

Agenda – BID

La preocupación central de las políticas de educación del BID radica en la reducción de la desigualdad y la pobreza, en potenciar la productividad y la innovación, y en reforzar la integración económica. Todo eso sin cuestionarse las causas originarias de tales problemas.

Cuando observamos los proyectos financiados por países, percibimos que los temas que reciben mayor inversión por parte del BID todavía siguen siendo los de acceso a la educación, como cobertura e infraestructura con enfoque en la educación básica seguida por la educación secundaria. Temas que, en conjunto con la equidad, garantizan estándares mínimos de desarrollo.

Por su vez, los proyectos regionales que recibieron más inversión fueron los que promovieron el uso de las Tecnologías en la educación y el desarrollo de competencias transversales, concentrándose en la educación básica y secundaria.

Los objetivos principales de los proyectos están relacionados con el combate al desempleo y violencia – otra vez, sin discutir los orígenes de estos problemas en la región.

Hallazgos

Cuando observamos el contenido de los proyectos financiados para la región latinoamericana, tenemos un conjunto de propuestas que, por un lado, dan continuidad al apoyo tradicional de los bancos (como proyectos para reformas gerenciales o el incentivo a las asociaciones público-privadas), y, por otro lado, traen respuestas ‘novedosas’ para la crisis educativa.  Los proyectos que financian los nuevos modelos educativos, por ejemplo, toman como base modelos que son de afuera de la región, como es el caso del modelo surcoreano.

Otros proyectos han incentivado el desplazamiento de la escuela como locus privilegiado de la formación. Al mismo tiempo, el BID ha financiado la promoción de modelos pedagógicos basados en las TICs y en la educación en línea como respuesta a los retos del COVID-19.

El BM, por su vez, reitera que sus dos objetivos son la reducción de la pobreza absoluta y el aumento de la prosperidad compartida de manera sostenible. El aumento del capital humano es el argumento para sostener varios proyectos financiados por el BM. El BM insiste en la idea de que la educación es uno de los principales instrumentos para incrementar la productividad laboral, contribuir al crecimiento económico y al desarrollo de la sociedad reduciendo la pobreza.

Se entiende que la imposición de la pobreza como unidad de análisis y foco obligatorio para todas las iniciativas del BM en el ámbito de la asistencia al desarrollo, se ha convertido en un imperativo político. En sus lineamientos actuales, el BM continúa midiendo a los pobres y la pobreza por medio del desarrollo de las herramientas para las reformas que propone. Después de 2001, el BM se hizo cargo de la agenda de seguridad y humanitarismo, vinculando la “pobreza” con la “inestabilidad global”.

Muchos proyectos se dedican al fomento de la ’empleabilidad’ mediante el desarrollo de competencias transversales en los jóvenes. Y también vemos el financiamiento de varios proyectos de investigación en donde se destaca El ‘uso de la evidencia´ para hacer avanzar determinadas políticas educativas y justificar los lineamientos de los bancos.

La privatización de la educación puede asumir las ya conocidas formas de alianzas público-privadas, pero también surge en el enfrentamiento a la pandemia con el estímulo al aumento de la producción y uso de las TIC, o, aun, haciéndose más compleja, al desplazar la formación de los jóvenes de la escuela hacia las plataformas de certificación en línea

Apuntes finales

Estos estudios también demuestran cómo se puede transmutar la privatización de la educación, entendida ampliamente como ‘la toma de control de la educación por parte de los actores privados’. La privatización de la educación puede asumir las ya conocidas formas de alianzas público-privadas, pero también surge en el enfrentamiento a la pandemia con el estímulo al aumento de la producción y uso de las TIC, o, aun, haciéndose más compleja, al desplazar la formación de los jóvenes de la escuela hacia las plataformas de certificación en línea. Estas iniciativas, financiadas y negociadas por los bancos, demandan atención e inspiran preguntas sobre el papel del Estado y de la sociedad en el control educativo.

Para concluir, sostenemos que la educación de un país debe seguir los preceptos democráticos y estar vinculada a los ideales de emancipación humana y transformación social. Esta iniciativa de develar el rol de los organismos multilaterales en educación en América Latina y el Caribe a través de los proyectos financiados representa un avance en la lucha por el derecho a una educación democrática y socialmente referenciada.


Artigos relacionados

Aliquam vitae metus placerat, pulvinar nisi vitae, vulputate erat

Aliquam vitae metus placerat, pulvinar nisi vitae, vulputate erat

Aliquam vitae metus placerat, pulvinar nisi vitae, vulputate erat